Con unas chupitos de más

De LXDE.org
Saltar a: navegación, buscar

Plantilla:Destruir Preparé unas copas más y seguimos charlando, le comentaba que era un enorme muchacho, realmente agradable al trato, que ya hallaría su media naranja, que para todos hay una persona singular, si bien en ocasiones no lo vemos de esta manera, pusimos un tanto de música, bailamos en el salón acabando agotados y bastante borrachos, cerramos todo y fui a mi habitación, Oscar entró tras mí, nos miramos con los ojos vidriosos y nos quitamos la ropa, nos metimos en cama, Oscar empezó a masturbarme logrando que "la gorda" se pusiese dura, se tumbó boca abajo pidiendo que lo follase, le di la vuelta dejándolo boca arriba diciéndole: ¡No como todos los otros!, aparté sus gruesas piernas y sosteniendo mi verga lo fui penetrando, mis ojos no se separaban de su cara, la expresión de dolor y placer se reflejaban en ella, cuando sepulté la totalidad de mi polla en su trasero, acaricié su cara y acercándome a él lo besé con ardor, sus brazos me abrazaron de forma fuerte mientras que su boca reaccionaba frente a la invasión de mi lengua y nos fundimos en uno, de su gruesa cara se deslizó una lágrima mojando mis dedos y me los llevé a la boca saboreándola, puse sus piernas en mi hombros y fui retirando mi verga, clavándola nuevamente, gimió, su verga balanceaba sobre su gordura con cada embestida de mi verga, sus gemidos eran poco a poco más fuertes, mi mano masturbaba muy de forma lenta su verga y la otra acariciaba sus gruesos pechos, esa mano subía hasta su boca metiendo los dedos dentro, Oscar los chupaba tal y como si de una verga se tratase, después pellizcaba sus tetillas, mi pelvis adelante y atrás con suma lentitud le provocaba espasmos de gozo, no había prisa en finalizar, sus manos apretaban mis nalgas urgiendo a que fuera más veloz, mas deseaba que los dos gozáramos y ante su insistencia fui acelerando el ritmo de la follada.

Oscar bajó su mano para masturbarse, mas se lo impedí apartándola, de su verga salía el apreciado líquido pre seminal y aceleré poco a poco más sosteniendo sus muñecas y gimiendo me vacié en su trasero, llenándolo con mi semen, mi verga latía dentro pese a haberse vaciado, di varios empujones más y salí de su trasero. Me tumbé a su lado buscando su boca, nos besamos nuevamente, su verga proseguía latiendo, hice que se incorporara y se pusiese de rodillas entre mis piernas, tomé su verga con suavidad y acercándome a ella me la fui clavando en mi trasero, puse mis piernas en torno a sus gruesos muslos y quedamos unidos, apreciaba la furia de su verga en mí latiendo.

Puse mis piernas sobre sus hombros y empezó a moverse entrando y saliendo de mi trasero, miraba su cara, de sus ojos salían de forma continua lágrimas, lloraba, su verga en mi trasero me dolía y me mordía el labio, apreciaba placer tenerlo clavado en mí, era la primera polla que perforaba mi trasero, siempre y en toda circunstancia deseaban que mi verga los penetrara, mas deseaba apreciar la sensación de tener una en mí y era muy agradable, como mucho que me habían llegado era con los dedos, mas esto era considerablemente más agradable, su ritmo fue en incremento y sus manos me acariciaban el cuerpo, inclinó su grueso cuerpo besándome la boca y mis gemidos morían en la suya, eso le daba morbo, aceleró cada vez más y más penetrándome de manera fuerte y soltando un gruñido me llenó el trasero con su semen, apreciaba la sacudida de su verga soltando el semen y sin solucionarlo mi verga empezó a escupir semen sobre mi cuerpo, de sus ojos proseguían saliendo lágrimas, retiró su verga dejándose caer junto a mí, me miró mientras que su regordeta mano me acariciaba la cara, mientras que me decía: ¡Lobo, te quiero, me has hecho feliz!

Su mano paseó sobre mi semen esparciéndolo sobre mi cuerpo mientras que sonreía, apagó la luz tras besarme la mejilla, su mano descendió tomando "la gorda" y nos quedamos dormidos. For more regarding chica Gorda take a look at the web-page. Al día después repetimos nuevamente, esta vez sin tanto alcohol por el medio, le mostré múltiples posturas diferentes, tanto para follarlo a él para que me follase de forma cómoda. El sábado fuimos a un sex shop gay y adquirimos múltiples cosas, esa noche lo probamos juntos, unos consoladores individuales tan gruesos como mi verga, le metí uno en su trasero y mientras que me tumbaba sobre su cuerpo me introdujo el otro en el mío, nuestros cuerpo se frotaban igual que nuestras vergas, esnifamos popper y acabamos escupiendo nuestro semen entre nuestros cuerpos.